Como muchos de los equipos outdoor, existe una amplia variedad de cocinas portátiles para todos los gustos y necesidades. Esta variedad se clasifica en tres grupos principales según el tipo de combustible que usan: cocinas a gas, cocinas a combustible líquido y cocinas híbridas. Sin embargo, existen otras cocinillas para madera.

En el blog de esta semana te presentaremos los tres tipos de cocinas y sus respectivos modelos. Por último, te comentaremos los aspectos que debes tener en cuenta para elegir la cocinilla ideal para ti.

Cocina a gas

Su simplicidad de uso, poco peso y tamaño portátil son las principales características y, al mismo tiempo, ventajas de las cocinas a gas. Dada la naturaleza de este combustible, estas cocinas son eficientes cuando no hay viento ni frío. Esto se debe a que el frío afecta negativamente el rendimiento del gas. Las cocinas a gas son ideales para campamentos o trekking. Cabe mencionar, que los cartuchos de gas no son recargables.

Existen tres modelos de cocinas a gas: de gas turbo, de gas y de gas con manguera.

Cocina portátil a gas turbo

Estas cocinas son conocidas por ser las más pequeñas y compactas de entre las otras. No superan los 150 gr. Este modelo se enrosca directamente en los balones de gas y cuenta con una sola salida de fuego. Por eso, el término “turbo” en su nombre. Esta potencia de la llama puede malograr algunos recipientes puesto que el calor está focalizado en un solo punto. No soportan mucho peso, por esta razón, son ideales para comidas pequeñas como sopas instantáneas o bebidas como café y té.

A parte de cocinar, muchos viajeros usan estas cocinas como medida de seguridad. Por ejemplo, cuando las bajas temperaturas en la alta montaña llegan a ser insoportables, se usan estas cocinas para calentar rápidamente un poco de agua o derretir nieve y, de esta manera, darse calor.

Cocina portátil de gas

Esta cocina es una versión más grande de la cocina anterior, pero cuenta con una hornilla con mayores orificios para la salida del fuego. Del mismo modo, se coloca directamente al balón de gas. Sin embargo, sus soportes son más anchos y, por ende, permiten utilizar utensilios de diversos tamaños. Estas cocinas cuentan con un sistema de encendido eléctrico.

Si bien la estabilidad de estas dos cocinillas no es su punto fuerte, existen modelos a gas con quemador remoto. Es decir, que la cocinilla se une con el balón por medio de una manguera. Por ende, no dependen del balón como soporte. Hablaremos de este modelo a continuación.

Cocina portátil de gas con manguera

Las cocinas con manguera son más pesadas, entre 300 a 400 gr, pero no necesariamente son más grandes. La ventaja es que se ubican al ras del suelo y al tener su propio soporte, la estabilidad es mayor pues no depende del balón como su base. Por otro lado, la manguera da libertad de colocar un paravientos que rodee exclusivamente a la hornilla y no se vea afectada por el tamaño del balón. Esto permite optimizar el rendimiento en zonas ventosas. También cuentan con un sistema de encendido eléctrico.

Cocinas a combustible líquido

Estas cocinillas no son solo las favoritas para expediciones largas y montañismo, sino cuando se cocina para varias personas. Son más grandes y pesadas que las cocinas a gas.

Todos los modelos a combustible líquido tienen una hornilla amplia y se ubican al ras del suelo. De esa manera, brindan una mayor estabilidad. Además, son compatibles para usarlas con los paravientos.  El combustible más usado en estos modelos es la bencina blanca, pues es económico y eficiente. Sin embargo, también hay modelos multicombustible.

Una desventaja es su encendido indirecto que requiere que sean precalentadas con su mismo combustible. Por ende, se requiere bastante precaución al hacerlo.Además, quedan con hollín y, por esta razón, requieren mantenimiento periódico.

Existen dos modelos variantes que usan alcohol líquido y sólido como combustible.

Quemador de alcohol

Este modelo de cocina utiliza el alcohol líquido como combustible, de preferencia de 95% o mayor. Consta de un recipiente donde se coloca el alcohol, una tapa extinguidora del fuego y una tapa de sellado para almacenar el combustible restante mientras te trasladas. Además, su hornilla se coloca por fuera del quemador. Estos quemadores son pequeños y no superan los 150 gr de peso.

Respecto a la autonomía, 100 ml de alcohol te permitirán calentar tres comidas. Ojo, calentar, no cocinar. Su potencia es menor a los modelos que mencionamos antes y por eso recomendamos su uso para salidas de un día o para comidas simples como una sopa instantánea o una bebida caliente.

Cocina de pastillas de combustible sólido

Estas cocinas tienen una estructura simple y liviana. Pesan entre 100 y 200 gr, y funcionan con pastillas de combustible sólido. Así es… combustible sólido. La ventaja de estas pastillas es que no producen humo. Asimismo, su base es adaptable para utensilios de diferentes diámetros. Es decir, puedes colocarlo más angosto para colocar una taza encima, o abrirlo completamente para poner una olla o sartén.

Una pastilla  de 14 gr normalmente tiene una autonomía de 12 minutos. Por esta razón, estas cocinas son ideales para salidas de un día, donde no necesitas preparar comidas muy elaboradas.

Cocinas híbridas

Si no quieres escoger entre uno de los tipos anteriores, existen cocinas que funcionan tanto con gas como con combustible líquido. También son ideales para viajes internacionales cuando no sabes qué combustible se suele utilizar en esos destinos. Su principal desventaja es que son más costosas y suelen ser más pesadas.

Cocinas para madera

Estas cocinillas tienen la función principal de contener el fuego y, consecuentemente, usar la leña eficientemente. Cabe resaltar, que hay que tener cuidado con la superficie en la que las colocarás. ¡Que sean lugares autorizados o con bajo riesgo de generar un incendio!

Cocina portátil para leña

Este modelo de cocina es plegable y muy ligero. Su peso ronda entre los 150 y 250 gr. Además, pueden soportar hasta 8 kg. Tienen la forma de un cubo con dos aberturas: una frontal, donde se coloca la leña, y una superior, que funciona como la hornilla o soporte para colocar los utensilios.

Para cocinar puedes utilizar ramas, hojas secas, carbón, entre otros. Asimismo, cuenta con un platillo para colocar un quemador de alcohol o una pastilla de combustible sólido. Por otro lado, en la base, cuenta con una rejilla para que el fuego no entre en contacto directo con el suelo.

Cocina portátil de gas de madera

Esta cocina tiene la misma función que el modelo anterior, es decir, ser un contenedor. Sin embargo, su estructura permite quemar la madera de manera más eficiente. Pues convierte los gases y humos que emanan de la leña en combustible para que la llama arda más limpia y por más tiempo.

Consta de cuatro piezas: la base, una rejilla, la cámara de combustión y la hornilla.

La base cuenta con agujeros que permiten el ingreso del aire. La rejilla divide la base de la cámara de combustión y sirve para colocar la madera. La cámara de combustión consta de dos anillos, uno dentro del otro, separados por un borde de un centímetro aproximadamente. Esta pieza los gases de la madera quemada y con ellos mantiene viva la llama que sale por la parte superior. También, cuenta con un platillo para colocar un quemador de alcohol, o una pastilla de combustible sólido.

¿Cuál es tu cocinilla ideal?

La elección reside en tres factores principales: el peso, la temperatura y la disponibilidad del combustible.

El peso depende de tu tipo de aventura y su duración. Si el peso es un factor importante, entonces las cocinas a gas son las más ideales. Sin embargo, ten en cuenta que el peso no solo depende de la cocina, sino también del combustible. El gas pesa menos que el combustible líquido y cada balón de 230gr. rinde para aproximadamente dos horas de funcionamiento. Sin embargo, al no ser recargable, tendrás que llevar más cartuchos en travesías más largas y, por ende, cargarás más peso y volumen en la mochila.

Si tu expedición será corta y no planeas utilizar más de dos cartuchos de gas, entonces las cocinillas a gas son tu mejor opción. Por el contrario, si tienes un viaje largo o usarás mucho la cocinilla, ya sea cocinando o fundiendo nieve, lo mejor será llevar una cocinilla a combustible líquido.

La temperatura de tu destino también es importante. El combustible líquido presenta mejor desempeño en condiciones de frío. Las temperaturas bajas provocan una baja de presión en los cartuchos de gas, lo cual perjudica su eficiencia.

Un dato que no debes olvidar es la estabilidad de la cocinilla. Ten en cuenta el diámetro de los utensilios. Si este es más grande que el soporte de la cocinilla, se puede caer.

Aquí puedes las cocinillas y ollas de nuestro catálogo 👇

NUEVO
S/359.00
NUEVO
S/149.90
NUEVO
S/219.00
NUEVO
S/19.90
NUEVO
S/287.00 S/243.95
NUEVO
S/258.00 S/219.30
NUEVO
S/129.00
NUEVO
S/49.00

Déjanos un comentario. Queremos saber tu opinión :)

Comparar
Abrir Whatsapp
1
¡Hola!
Avísanos si necesitas una recomendación o tienes alguna duda