A simple vista, las linternas frontales pueden verse similares unas con otras. Sin embargo, la cantidad de luces LED, su alcance y su resistencia a la humedad son detalles cruciales a la hora de tomar una decisión. Por eso, en el blog de esta semana hemos elaborado una guía para elegir una linterna frontal.

Es evidente que, en la montaña o incluso en la playa, no encontrarás postes de luz. Por eso es importante tener tu propia fuente de iluminación. Definitivamente es útil e indispensable en cualquier campamento, pero su uso no se limita solo a esta situación. Si realizas un trekking y por algún motivo la actividad se extiende más de lo que debería, es probable que tengas que descender de noche. Además, con ayuda de la linterna podrías hacer señales durante la noche para facilitar que un equipo de rescate te encuentre ante cualquier posible accidente.

Veamos las principales características que debes tener en cuenta a la hora de elegir tu próxima linterna frontal.

Luz LED

No nos detendremos mucho tiempo en este punto porque con el paso de los años es muy difícil encontrar linternas que no utilicen luces LED. Antiguamente se utilizaban linternas con focos o bombillas halógenas. Sin embargo, las luces LED permiten que las linternas sean más pequeñas, ligeras, con un menor consumo de energía y, por lo tanto, con mayor autonomía. Para que te des una idea, las luces halógenas empleaban un 90% de energía para generar calor y un 10% para generar luz. En el caso de las luces LED es totalmente lo opuesto y esto permite que las pilas o baterías tengan una duración de hasta 70 horas dependiendo del modelo de linterna.

Antigua linterna con foco halógeno

Intensidad de la luz: Lúmenes

Esta es la característica más importante de una linterna frontal. Los lúmenes son la unidad de medida que representa la cantidad de luz que emite una linterna. A mayor número de lúmenes, mayor será la intensidad de la luz.

Dependiendo de la velocidad de desplazamiento de la actividad que realices, necesitarás una linterna con más o menos lúmenes. Para campamentos, escalada y trekkings, entre 100 y 150 lúmenes son suficientes. Sin embargo, para trail running necesitarás una linterna de más de 200 lúmenes.

Alcance de la luz

Este valor también es muy importante a la hora de elegir una linterna y está directamente relacionado con los lúmenes. Una mayor cantidad de lúmenes implica más luz y, por lo tanto, un mayor alcance. Hasta hace algunos años las luces LED solo tenían 10 metros de alcance, pero actualmente existen linternas frontales más potentes que los faros de un auto. Al igual que en el caso de los lúmenes, el alcance necesario dependerá de la actividad que se realice.

En campamentos o incluso para caminatas es suficiente un alcance de iluminación de 10 a 12 metros. Con eso bastará para poder ver el camino, armar la carpa, cocinar y preparar tu equipaje. Sin embargo, contar con una linterna que tenga un alcance de 70 a 100 metros te permitirá ver mejor el camino o encontrar fácilmente un lugar dónde pasar la noche. En el caso de la escalada, también será útil contar con una linterna con un alcance de hasta 70 metros, pues así será más sencillo encontrar puntos de anclaje. Por último, para el caso del trail running, será necesario un alcance mínimo de 50 metros, pues es necesario tener buena visibilidad del tramo que se está recorriendo.

Resistencia al agua: Índice IPX

El índice IPX determina la resistencia de una linterna a la penetración de agua. Dependiendo del índice IPX, una linterna podrá resistir lluvias o incluso sumergirse en el agua. Este detalle es muy importante, pues si la linterna que escoges no cuenta con una resistencia al agua adecuada, podría dejar de funcionar durante una lluvia.

El índice IPX puede ir del 0 al 8. Sin embargo, lo mínimo recomendable para actividades al aire libre es un IPX4, pues esto supone que puede resistir la lluvia sin problemas y está diseñado para su uso en exteriores. El IPX7 indica que la linterna puede sumergirse hasta un metro dentro del agua durante 30 minutos sin que se produzca ninguna filtración, mientras que el IPX8 supone que la linterna puede sumergirse hasta 5 metros.

Intensidad de la luz y autonomía

Tener una linterna que alumbre hasta 100 metros suena excelente, pero una mayor cantidad de lúmenes también implica un mayor consumo de energía y, por lo tanto, una menor duración de la batería. La buena noticia es que actualmente la mayoría de linternas frontales incluyen dos o más modos de potencia para poder pasar de uno a otro cuando sea necesario y poder ahorrar energía.

Siempre es mejor explicar las cosas con ejemplos, por eso nos basaremos en la linterna frontal Naturehike para explicarlo. Este modelo tiene tres intensidades de iluminación. Si estás realizando una caminata para llegar a una zona de campamento, podrás utilizar la intensidad media que tiene un alcance de 40 metros. De ese modo, tendrás buena visibilidad del camino. Al llegar a la zona de campamento bastará que utilices el modo de menor intensidad que tiene un alcance de 10 metros. De ese modo, optimizarás el consumo energético de la linterna.

Modos de iluminación

En la sección anterior hablamos un poco sobre los modos de iluminación que regulan la potencia de una linterna frontal. La mayoría de modelos cuentan con un modo de “ahorro de energía”. Sin embargo, estos no son los únicos modos que puede tener una linterna. De hecho, la mayoría de linternas incluyen una función de luz intermitente que sirve como señal de SOS o de alerta.

Otra función que es casi imprescindible es la luz infrarroja. A diferencia de la luz blanca, esta no produce deslumbramiento, así que no molestará a tus compañeros si están caminando en grupo y no perderás visión nocturna. Si estás acampando y tu compañero de carpa está dormido, la luz roja no lo molestará. Además, la luz roja también permite marcar posición; por ejemplo, si estás caminando de noche por la berma de la carretera esta hará posible que los conductores te vean y no se produzca ningún accidente.

Fuente de energía: Pilas o baterías

La elección de la fuente de energía de una linterna frontal depende principalmente de gustos, es por eso que dejamos esta sección para el final.

Si tienes una linterna a pilas, podrás llevar contigo un segundo set para poder cambiarlas y que no te quedes sin luz en ningún momento. Además, no será necesario que cambies continuamente las pilas porque, como mencionamos al inicio, los LED tienen un bajo consumo energético. El detalle es que un mayor uso de pilas supone una mayor contaminación para el medio ambiente, aunque siempre tendrás la opción de poder utilizar pilas recargables.

Las baterías de litio tienen la ventaja de poder recargarse y no gastar más dinero en pilas adicionales. Sin embargo; a menos que tengas una segunda batería para tu linterna frontal, deberás llevar siempre contigo un cargador portátil para recargar la batería de ser necesario. Debes tener en cuenta también que las baterías tienen un ciclo de vida aproximado de 300 recargas y cada año que pasa pueden perder un 10% de su capacidad.

La principal ventaja que presenta una linterna frontal con respecto a una linterna de mano convencional es que te permitirá tener las manos libres. Además, al estar en tu cabeza permite que el foco de iluminación siempre esté en la dirección de tus ojos.

Aquí puedes ver las linterna frontales de nuestro catálogo 👇

S/69.00
    • Azul
    • Naranja

Déjanos un comentario. Queremos saber tu opinión :)

Comparar
Abrir Whatsapp
1
¡Hola!
Avísanos si necesitas una recomendación o tienes alguna duda