Siempre hacemos hincapié en la importancia de los materiales a la hora de equiparnos para nuestras actividades outdoor. En el caso de las carpas, este aspecto es crucial. El rendimiento, estabilidad y durabilidad de una carpa dependerá de la calidad y tipo de materiales.

Es importante entender que un material no es simplemente mejor que otro. Cada uno será adecuado dependiendo del tipo de actividad que realizaremos y del lugar dónde acamparemos. En este blog abordaremos los tres elementos más importantes a la hora de juzgar los materiales de una carpa: tejido, revestimiento y varillas.

Tejido y sobretecho: Nylon vs Poliéster

Cuando se trata del tejido de la carpa, y especialmente del sobretecho, tendremos dos opciones: nylon o poliéster. Esta será una de las primeras decisiones que debemos tomar en cuento a materiales, pues representa la mayor parte de la carpa. Ambas son telas muy usadas en equipos outdoor, pero veamos cuáles son las ventajas de cada una cuando se trata de carpas.

El poliéster es un tejido muy ligero, con alta resistencia a los rayos UV y que no absorbe agua. Sin embargo, es poco elástico y, por lo tanto, no maneja bien la tensión para poder resistir fuertes vientos. El hecho de que tenga una alta protección UV y no esté diseñado para resistir corrientes de viento es el motivo por el que el poliéster se utiliza principalmente para carpas de playa o de dos estaciones. Este material tiene un excelente performance en ambientes cálidos y templados. Además, las carpas hechas de poliéster son más ligeras.

Cuando hablamos de poliéster existe una excepción y es la tafeta de poliéster. Este material tiene la ligereza del poliéster convencional y su protección UV, pero también cuenta con una mayor resistencia. La marca Marmot es conocida por utilizar este tipo de tejido en sus carpas.

La segunda opción de material que tendrás es el nylon. Este se caracteriza por ser más fuerte y duradero que el poliéster. Además, tiene una alta resistencia al moho y a elementos que suelen desgastar el tejido. Gracias a estas características, las carpas de nylon pueden tener una mayor vida útil y resistir fuertes corrientes de viento. Sin embargo, este material tiene una menor resistencia a los rayos UV y es un tejido más pesado. Las carpas de tres y cuatro estaciones suelen estar hechas de nylon, pues es un material con un mejor desempeño en condiciones extremas. Es un tejido diseñado para resistir vientos, el desgaste e incluso el peso de la nieve sobre la carpa.

La elección entre uno u otro dependerá enteramente de cuál será el uso que le daremos. Si la mayoría de nuestros campamentos son en playa o zonas templadas, una carpa de poliéster será ideal porque nos protegerá de los rayos UV y será más ligera. Por el contrario, si la mayoría de nuestros campamentos son en la montaña, será mejor optar por una carpa de nylon. Implicará llevar un poco más de peso en la mochila, pero no tendremos que preocuparnos por las condiciones climáticas del entorno.

Revestimientos: PU vs Silicona vs PVC

Cuando hablamos de carpas, no podemos perder de vista la impermeabilidad de estas. Un tejido por sí mismo no es 100% resistente al agua. La impermeabilidad se logra gracias a los revestimientos de la tela. Existen tres tipos principales de revestimiento para carpas, veamos cada uno.

Tejidos outdoor nylon poliester en mochilas y carpas
Tejidos outdoor nylon poliester en mochilas y carpas
  • El revestimiento de PVC es el más económico de los tres. Suele emplearse en carpas de verano, pues en condiciones de frío tiende a agrietarse. Una grieta en el revestimiento implica que el agua de la lluvia podría filtrar al interior de la carpa. Además, se trata de un revestimiento pesado. Por lo tanto, no recomendamos escoger una carpa con este tipo de recubrimiento.
  • El poliuretano (PU) es el tipo de revestimiento más utilizado actualmente para carpas. De hecho, la impermeabilidad suele representarse en muchos modelos de la siguiente manera: “PU3000MM”. Esto indica que se trata de una carpa con revestimiento de poliuretano y con un nivel de impermeabilidad de 3000mm de columnas de agua. Este material es uno de los mejores para impermeabilizar una carpa debido a que brinda mayor fortaleza al tejido, pero también mantiene su flexibilidad. Además, el poliuretano puede resistir condiciones de frío y calor sin problemas y brinda protección UV adicional a las carpas.
  • Por último, la silicona es un excelente material para el revestimiento de una carpa. Gracias a ella, las carpas suelen ser más ligeras y tienen un buen desempeño en condiciones de frío y lluvias. Antiguamente un recubrimiento de silicona no solía superar los 1500mm de índice de impermeabilidad. Sin embargo, actualmente se logran índices de hasta 5000mm con este tipo de recubrimiento. Por lo tanto, se utiliza para carpas de 2, 3 y hasta 4 estaciones.

Cuando se trata de revestimientos, la mejor opción será una carpa con revestimiento de silicona o de poliuretano (PU). Ambos son materiales excelentes y altamente recomendados.

Varillas: Fibra de vidrio vs Aluminio

Si se trata de materiales, el tercer y último aspecto que debemos considerar es cuál será el material de las varillas de la carpa. De ello dependerá su estabilidad.

La fibra de vidrio es un material liviano, flexible y con la resistencia necesaria para condiciones climáticas normales de viento y lluvia. Por lo tanto, suele utilizarse para las varillas de las carpas de verano, de dos estaciones o incluso en algunos modelos de tres estaciones. Sin embargo, no están diseñadas para acampar en media o alta montaña, pues el frío las vuelve más frágiles y podrían romperse con facilidad. Además, no están diseñadas para resistir el peso de la nieve y no son fáciles de reparar si se rompen, pues suelen astillarse.

Por otro lado, también existen varillas de aluminio o duraluminio. Este material está destinado principalmente a carpas de 3 y 4 estaciones, pues es mucho más resistente que la fibra de vidrio. Gracias a ello, le dan mayor estabilidad a la estructura de la carpa para soportar fuertes corrientes de viento y el peso de la nieve sobre esta. A diferencia de las varillas de fibra de vidrio, el aluminio es más sencillo de reparar si las varillas se rompen, pues pueden soldarse. Ten en cuenta que este material es más pesado.

En conclusión, si la carpa que necesitamos no la utilizaremos en climas extremos con fuertes lluvias, nieve, frío y vientos, las varillas de fibra de vidrio son la mejor opción. Tendremos una carpa más ligera y lo suficientemente preparada para el uso que le daremos. Por el contrario, si planeamos realizar expediciones de media o alta montaña, lo ideal es optar por varillas de aluminio. De hecho, si se trata de frío extremo, las varillas de aluminio deberían ser nuestra única opción, pues la fibra de vidrio se quiebra fácilmente en estas condiciones.

Recuerda que evaluar los materiales permitirá que vayamos bien equipados a nuestra siguiente travesía. Así evitaremos que se produzcan filtraciones de agua durante una lluvia o que nuestra carpa se desarme en plena ventisca porque se rompieron las varillas. Si te interesa saber más sobre este tema, puedes aprender sobre qué significan las estaciones de una carpa y qué detalles debes evaluar a la hora de elegir una carpa.

Puede ver todos los modelos de carpas que tenemos en nuestro catálogo aquí 👇

Déjanos un comentario. Queremos saber tu opinión :)

Comparar
Abrir Whatsapp
1
¡Hola!
Avísanos si necesitas una recomendación o tienes alguna duda